Volver a

En la escuela siempre fui la más alta del salón, la más grande de las chicas, gordita y con el cabello muy largo, eso me hacía sentir bastante incómoda e insegura de mí misma. Yo quería ser como las demás para no parecer rara, quizás.

Tenía un compañero, era rubiecito y con el cabello largo, él siempre me molestaba por todo lo que hacía. Me puso un apodo - chancha jabalí. Eso hería los sentimientos de cualquier persona y más de una niña en crecimiento donde todo tu cuerpo está en desarrollo y donde vos no entendés bien porque te suceden esos cambios. Nunca me gustó ese cuerpo que era normal, pero para ellos no; a tal punto que te hacen creer que tienen razón, pero créeme no la tienen, eres perfecta como eres.

Cuando pase a secundaria, había un grupo de chicas que eran mis amigas pero tenían amigos más grandes. Un día, una se enojó e hizo que todas se alejaran de mí y comenzaron a juntarse con el chico de otro salón. Él siempre se juntaba con mujeres, todo su grupo de amigas eran mujeres y entre ellas, mis ex amigas.

Un día la chica que se había enojado, le dijo al chico que me había escuchado decir que él era gay, lo cual claramente no era cierto y además no hay nada malo en ello. Él se lo tomó muy enserio y comenzó a decir barbaridades de mí, cosas que nunca imaginé escuchar, cosas que te marcan para siempre; por ejemplo comenzó a decir que yo tenía sida. ¡Yo que apenas tenía 13 años y que no sabía ni qué era eso!

Me duele cada vez que lo veo, que lo recuerdo y me da mucha pena contarlo. Hasta hoy en día, aunque sé que gracias a Dios, nunca fue cierto lo que dijo de mí, Igualmente duelen los chismes, la burla y las miradas que te acusan de algo que no eres. Por eso mi mensaje es que muchas veces esos comentarios van a existir, lo más importante es saber que no son verdad.

Debes ser fuerte en tu mente, revisar bien qué es lo que crees de ti, porque comentarios así van a existir por montones, pero lo más importante es tener esa fortaleza en tu interior y decir, ¡no son ciertos! Me amo, me respeto y si las personas dicen mentiras de mí, allá ellos. Yo sé lo que soy, por eso ámate y también revisa tus amistades y tu círculo de confianza, ellos serán tu apoyo.

En cuanto a tu cuerpo, todos somos de diversas contexturas, no hay nada malo en ello, yo era grande y eso estaba perfecto, hay otras chicas que se las gozan por ser pequeñas, así que eso es lo de menos, tú eres perfecta de la forma en que seas, créelo.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online Perú