Volver a

Hola chicas, hoy les traemos una invitada increíble: Ella es Melissa Escribens, la creadora y fundadora de "Idea tu Negocio" y del programa “Trasciende Mujer”. Su experiencia con emprendedores le permitió crear talleres, asesorías y programas dirigidos a mujeres para empoderarlas. A través de Instagram, expone diversos temas relacionados a emprendimiento, lo que le ha permitido humanizar de mejor manera su marca.

Ella nos trae muchos tips que ha recolectado a lo largo de su vida para aprender a organizar mucho mejor el tiempo. ¡Qué lo disfrutes!

Todos los domingos corría desesperadamente de un lado a otro para avanzar en media tarde lo que no había hecho en toda una semana. Esa sensación de adrenalina de todos los domingos.

El hecho de pensar que organizarme en la semana sería un sacrificio a todo lo que me gustaba hacer, me aterraba.

Es en ese momento que decidí ocuparme, empecé a investigar mucho y aprendí muchas herramientas. Lo primero que aprendí es que no importa la herramienta que uses. Puedes ser un máster en usar una herramienta, pero si no tienes el hábito de organización no sirve de nada.

Lo primero que tenemos que hacer es adquirir ese hábito y eso es lo más difícil. Pero cuando lo tienes, superaste todo. Para adquirir un hábito necesitamos:

  1. Paciencia.

  2. Ir de menos a más

  3. Hacer cambios de a pocos.

Si eres una persona que pierde la mayor parte del tiempo viendo videos en redes sociales, tranquila, no vas a dejar de hacerlo, pero dentro de tu organización tendrá un horario específico.

Puedes sentir que estás “amarrada” porque harás todo bajo un horario, y quizás otras personas no lo hagan. Pero recuerda que justamente tu eres aquella persona que aplazaba todo y dejaba para el último minuto lo que tenía que hacer, por ende, no te compares con otra persona y enfócate en tu objetivo.

Algo fundamental es que seas consciente del valor que va a generar cumplir lo que tienes planeado, es decir, cumplir con tus tareas o actividades. Si solo actúas y no sabes para qué sirve todo lo que haces, rápidamente perderás la motivación y fácilmente preferirás volver a tu rutina anterior.

¿Para qué hago todo eso?, ¿Qué valor tiene en mi vida?, ¿De qué forma ayuda a otras personas?, ¿Cuál es la razón de ser de esto?

Entonces, una vez que tienes claro estos puntos empezamos a trabajar.

  1. Primero, escribe en algún lugar visible, ¿por qué quieres organizarte?, ¿qué quieres conseguir con esto?, ¿cuáles serán esos resultados que acabando te harán sentir satisfecho?

  2. Segundo, reserva un espacio a la semana de aprox. 2 horas para planificar tus tareas semanales con anticipación. Puedes elegir un Excel, una agenda física o una herramienta digital y ahí escribir todas las tareas o actividades que tienes que hacer durante la semana.

  3. Tercero, prioriza esas tareas en orden de importancia. ¿Qué tareas harás antes que otras?, ¿Cuáles dependen entre sí y tienes que hacerlas primero?

Una vez que tienes claro lo que harás en la semana es clave que dentro de tu planificación reserves espacio libre. Ese espacio libre es justamente ese hábito que estamos construyendo de a pocos. Considera ver videos ver una serie, hablar con tus amigos, etc. Lo que más te guste y sea difícil quitártelo.

Cuando empiece la semana, ya sabrás qué hacer y en qué momento hacerlo. Con eso hemos ganado un 50%. El otro 50% es poder con nuestra planificación durante la semana y cumplir con nuestra meta de organización. Para esto te doy algunos tips que a mí me ayudan mucho:

  1. Enfócate en lo que estás haciendo. Ten un tiempo de ejecución por cada tarea o actividad. Pon un temporizador.

  2. Trabaja en un lugar que te inspire. Cuida la iluminación, usa alguna pizarra. Decora tu habitación de manera sobria y coloca cuadros con frases motivadoras. Puedes poner un playlist que te motive de fondo.

  3. Usa recordatorios de momentos clave. Pon alarma en tu celular o en tu calendario que te recuerden el inicio de una tarea o actividad. Nuestra memoria puede ser frágil.

  4. Rodéate de personas que te motiven. Si tienes amigos que todo el tiempo te dicen para salir, para jugar, para hacer videos, etc. Pueden jalar tu atención y poner en riesgo tu planificación. Cuéntales sobre tu plan y reserva un espacio en los momentos libres.

  5. Hidrátate. Puede sonar raro, pero al principio, como estamos adquiriendo un nuevo hábito, nos puede dar dolor de cabeza o migraña. El tomar agua nos ayudará para evitar esos posibles dolores.

  6. Haz pausas activas. Además de tu tiempo libre, que lo ideal es que vayas bajándole el tiempo de a pocos, es importante que hagas un “stop” para estirarte, respirar, hacer un poco de deporte.

Tengo que ser sincera y decirte que esto no garantiza que cumplas el 100% de tus tareas o actividades. ¡Y es normal! Porque realmente no sabemos qué tan compleja puede ser una tarea y cuánto tiempo nos va a demorar en resolverla. También pueden surgir actividades no planificadas que son urgentes de atender y debemos de ser flexibles en la planificación que hemos hecho. Por eso, es importante, que prioricemos para saber por qué tarea empezar primero, ya que, si al final de la semana no logramos cumplir con todas, habrá queda las menos importantes.

Lo que sí puedo garantizarte es la satisfacción que sentirás acabando la semana. Verás que aprovechaste tu tiempo de la mejor manera y sentirás una satisfacción enorme. ¡Además, que seguiste haciendo lo que te gustaba! Pero de una forma más organizada.

¿Tienes sueños y objetivos que te gustaría cumplir? Entonces empieza con esta semana con tu planificación. ¡Vamos que sí se puede!

¡¡Nos encantó este artículo!! Puedes seguir a Melissa en su Instagram @idea_tu_negocio y puedes leer más sobre estos temas de emprendimiento y bienestar en nuestro portal.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online Perú