Volver a

¿Conoces a Gaviranda? Ella es una mujer crespa ¡¡que ama ser crespa!! y hoy está con Nosotras para compartirnos sus tips para aprender cómo lucir un cabello rizado hermoso.

Esperamos que ames sus consejos y que los pongas todos en práctica. ¡Empecemos!

No nos digamos mentiras, durante años, tener el pelo crespo en un mundo que promueve el “liso perfecto” fue para muchas de nosotras una completa pesadilla. No poder llevar el corte de moda, soportar apodos y comentarios despectivos sobre nuestro pelo y tener que lidiar con el frizz incontrolable, nos hizo creer que tener crespos era todo lo que estaba mal en el mundo y que la única solución era caer en las garras del alisado permanente (con químicos) o mecánico (plancha y secador casi a diario).

Cuando pregunto a otras crespas cuál fue la razón por la que decidieron alisar su pelo por tanto tiempo, la respuesta siempre coincide; “No entendía cómo manejarlo y llevarlo liso era lo más práctico”.  Sin embargo, con el boom del internet, los tips para llevar unos rizos definidos como siempre los hemos deseado están a un solo clic de distancia… Siempre lo he dicho, mientras la televisión se encargó por muchos años de vendernos el “liso perfecto”, el internet se ha encargado de motivarnos y enseñarnos a llevar los rizos con orgullo.

Hoy en día, si pones en el buscador “¿Cómo tener los crespos definidos y sin frizz?” encontrarás tanta información que te sentirás ahogada en ella (yo ya lo estuve). Sin embargo, mi experiencia en el mundo de los crespos me enseñó a filtrar esa información y traerte hoy 10 tips básicos pero super útiles para aprender a cuidar tus crespos.

1. Baja la frecuencia de lavado con shampoo (A menos que tu cuero cabelludo tenga una condición especial que te lo impida): Las crespas crecimos con la creencia de que la solución al pelo despeinado en las mañanas, es ir a la ducha y ponernos shampoo, sin embargo, aunque éste es importante para eliminar los productos acumulados, recuerda que la función del shampoo es quitar la grasa y suciedad y al hacerlo arrastra todos los aceites que lubrican, dan brillo y controlan el frizz de nuestros crespos…Por esta razón, usa shampoo cuando sientas el pelo sucio, no cuando lo sientas despeinado y aplícalo masajeando SUAVEMENTE para no enredar de más.

2. El acondicionador es tu aliado para desenredar: En el pelo crespo, es normal que se nos hagan muchos nudos y que desenredar sea nuestra pesadilla, esto pasa porque siempre nos han enseñado a desenredar con el pelo seco antes de lavar. Eso en el pelo liso funciona fantástico, pero en los rizos es un poco más complejo, ya que terminaremos reventando más de la cuenta. Mi recomendación es que después de lavar con shampoo, apliques el acondicionador por secciones y vayas desenredando suavemente con éste aplicado, de esta forma, las hebras estarán lubricadas y tu pelo desenredará fácilmente y sin dolor.

3. Usa mascarilla al menos una vez por semana: Sabemos que el acondicionador nos aporta brillo y suavidad, pero en el largo plazo esto no es suficiente; a diario nuestro pelo está expuesto a agentes externos que lo maltratan y resecan, por esta razón te recomiendo usar una mascarilla 1 vez por semana después del shampoo y antes del acondicionador.

Existen diferentes tipos de mascarillas, pero las más comunes son:

  • Hidratantes: Entre sus ingredientes principales se encuentran la glicerina, el panthenol, extractos de frutas y plantas. Usa éstas si tienes un pelo sano, suave y brillante al que casi no le da frizz.

  • Humectantes: Entre sus ingredientes principales se encuentran los aceites. Úsalas si tienes un pelo con frizz y reseco.

  • Reparadoras: Entre sus ingredientes principales se encuentra la proteína hidrolizada, úsalas si tienes el pelo maltratado (generalmente por procesos químicos). En este caso, alterna las mascarillas reparadoras con humectantes (una cada semana).

4. La crema de peinar se aplica por secciones: Un error muy común que cometemos es aplicarnos la crema de peinar solo en la parte de adelante apretando las puntas y después llevando la crema a la raíz para “aplacar” un poco, pero esto lo único que hará es generarnos residuos en el cuero cabelludo y frizz en el medio y atrás. Para evitar esto, divide tu pelo por secciones pequeñas y ve aplicando la crema de peinar empezando en las puntas y vas subiendo el producto hasta 2 cm debajo de la raíz… Siempre recuerda, donde no hay producto, hay frizz.

5. El gel será tu mejor amigo: No precisamente para agarrarte una moña apretada, sino para dar fijación y control a los rizos. De esta forma, evitarás el frizz y la definición te durará por más tiempo. Los geles adecuados para esto se consiguen en el mercado como geles fluidos o moldeadores de rizos y no tienen alcoholes para evitar resecar de más, normalmente se aplican después de la crema de peinar. Tranquila, el pelo no te quedará tieso ni con aspecto húmedo porque una vez esté 100% seco, puedes romper esa dureza apretando tu pelo con tus manos desde las puntas hasta la raíz y la capa rígida del gel desaparecerá.

6. El pelo no se define solo, para eso existen las técnicas de definición: Este tipo de técnicas nos permiten darle forma al rizo y un estilo a nuestro peinado.

  • Rizo a rizo: Haces los crespos uno por uno, enrollando mechones pequeños por todo el pelo.

  • Fitagem: Por secciones pasas tus dedos como rastrillos estirando y separando cada mechón, después aprietas de puntas hasta la raíz.

  • Definición con cepillo: Existen cepillos especiales para definir el rizo; los pasas por debajo del mechón dando una pequeña curva y tendrás crespos súper definidos.

  • Pulsing: Te pones de cabeza sin dividir secciones, aplicas los productos con las manos como si estuvieras orando, después pasas los dedos como rastrillo y por último aprietas de puntas a raíz.

Cada técnica tiene resultados diferentes, en mi perfil de instagram @gaviranda puedes ver cada una, probarlas y decidir cuál es tu favorita.

  1. Evita la raíz aplastada: Gracias a la gravedad, mientras el pelo se seca el rizo se estira, esto hace que zonas como la raíz queden muy aplastadas. Para evitar esto, procura que el pelo se seque encogido con alguna de las siguientes opciones:

    1. Difusor: Es una boquilla en forma de cono que se pone en el secador para secar suavemente los rizos recogiendo el pelo de puntas a raíz.

    2. Plopping: Si prefieres secar al aire libre, puedes usar una toalla de microfibra o una camiseta de algodón. Debes ponerla sobre una superficie plana (como tu cama) y ponerte de cabeza mientras dejas caer el pelo sobre la toalla; lentamente vas bajando la cabeza para que el pelo se vaya recogiendo en ésta, luego amarras y esperas de 15 a 30 minutos... Después dejas secar al aire libre y listo.

  2. Evita tocarlo: Entre más toques tu pelo, mayor fricción generarás y más frizz tendrás.

  3. Cuídalo al dormir: Para evitar irte a dormir como una princesa y despertarte como un león, protege tus crespos al dormir con una crespijama, gorro o funda de satín. De esta forma evitarás la fricción, los enredos y el frizz.

  4. Si es necesario Refresca: Al día siguiente, generalmente sólo es necesario retirar el protector de dormir y sacudir un poco el pelo para acomodar nuevamente, sin embargo, a veces puedes tener desorganizadas algunas zonas y para arreglarlo, solo basta con mezclar una cucharada de crema de peinar con agua en un atomizador, aplicarla sobre el pelo y volver a moldear con un poquito de gel, dejas secar y tendrás crespos como nuevos sin tener que lavarlos.

El mundo de los crespos es muy amplio y profundo y hay mil cosas por aprender, pero te puedo asegurar que solo aplicando estos tips, tu pelo tendrá un antes y un después. Pruébalos, no te arrepentirás.

Gaviranda.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online Perú