Volver a

Helloooo! Hoy vamos a dialogar con dos expertas para que ellas nos cuenten un poco del caso de Susana, una niña que tuvo que pasar por una situación muy retadora. ¿Quieres saber lo que le sucedió? ¡Sigue leyendo!

SEGUIMOS CON NUESTRA SUPER MISIÓN DE DETECTIVES BULLYING FOR LOVING, TE HAS PREGUNTADO… ¿CÓMO TE CUIDAS Y CUIDAS A LOS DEMÁS PARA EL BULLYING Y CYBERBULLYING NO TE AFECTEN?

Te contamos este caso para que analicemos y miremos qué podemos hacer:

Susana siempre ha sido alegre, buena estudiante y saluda a todos sus compañeros de clase y del colegio. Nunca se ha sentido sola, piensa que es bienvenida en los diferentes grupos y se ve feliz. Al iniciar la pandemia pensó que todo seguiría igual, que antes iba a ser mejor utilizar las redes sociales para intercambiar ideas, proponer actividades y subir muchas fotos de la experiencia de estudiar en casa. Pero lamentablemente no fue así, cada foto que subía en las redes tenía muchos comentarios, pero todos despectivos, algunos de burla y otros con frases hirientes. Personas que ni siquiera conocía empezaron a escribir frases con palabras soeces, hicieron montajes con sus fotos y otros crearon un perfil falso de Susana donde acusaban personas del colegio, creaban chismes en su nombre y el contenido de sus publicaciones dejaba mucho que desear, entre otras cosas.

Susana al principio se sintió angustiada pero luego se llenó de tristeza e ira, no quiso contarle a sus padres porque pensó que no la entenderían, luego pensó que no era para tanto que simplemente esto desaparecería, pero no fue así. Así que inició ella misma una batalla, primero pensó que no debía dejarse molestar y comenzó a responder a cada comentario con agresión y palabras soeces; luego cerró las redes sociales en sus dispositivos, no las cuentas, pero esto no impedía que siguieran comentando o haciendo bromas…. Llegó la hora de entrar de nuevo al colegio presencial, y estas situaciones derivadas de lo que pasó en la virtualidad, siguen ocurriendo y con más intensidad, haciendo sentir a Susana sin esperanzas de que haya algo para hacer.

Decide decirle a sus padres que se sentía enferma, excusa perfecta para dejar de asistir al colegio, pues pensó que así se haría invisible y todos la olvidarían, le rogó a sus padres que la cambiaran de Colegio, pero para ellos esto no tenía sentido y no hicieron nada.

Como ves la situación de Susana es muy común, todos los días miles de niños y adolescentes se ven atacados en sus redes sociales y en el colegio, personas inescrupulosas piden ser amigos, pero en realidad esperan el momento preciso para atacar y en muchos casos afectar las emociones y los pensamientos. Es por esto que este caso debemos revisarlo con lupa y advertir qué debemos hacer para que situaciones como estas no se nos salgan de las manos y no nos afecten, ni afecten a otros.

Lo primero, y lo más recomendable para decirle a Susana en relación con la prevención del cyberbullying, es que no debió aceptar en sus redes sociales a extraños, personas que no conocía, que nunca había visto o que ni siquiera eran amigos de sus amigos. Recuerda que tus redes son privadas y sólo debes darle acceso a aquellos con quienes te sientas seguro.

En segundo lugar, Susana cerró todas sus redes sociales sin advertir a otras personas lo que estaba sucediendo en ellas, estas acciones no son suficientes, pues las personas que agreden, atacan o molestan no se alejarán así cierres una cuenta o apagues tu celular, tablet o computador. Es importante que sepas que, en las redes sociales si alguien te está o insultando lo puedes bloquear y ponerlo en estado de -no deseado- de esta manera no recibirás más sus mensajes, así podrás romper la cadena de maltratos. Para evitar que algo así suceda, tienes la opción de autorizar si te pueden etiquetar o no en fotos, comentarios, mensajes directos, historias, videos, IGTV y lives.

Otra de las acciones de Susana para poderse defender fue agredir a quienes la agredían a ella, lo que provoca que los demás respondan y que esto se convierta en una cadena interminable; esta actitud invita a los demás a tomar partido, si tú eres soez o violento, eso mismo recibirás de los demás. Es ideal que cuando esto te suceda evites contestar los mensajes, sobre todo si te sientes intimidado. Es mejor guardar el mensaje, este constituye una prueba frente al acoso y en caso de necesitarlo se usará en una denuncia ante las autoridades.

Lo anterior también aplica para el caso de la intimidación escolar en la presencialidad, si respondes con agresividad, lo más probable es que se empeore la situación, recuerda las tres características que definen al bullying: Intencional, repetitivo y desbalance de poder, este último, se detiene con la intervención de un adulto y con respuestas asertivas de tu parte como: parecer seguro y sin miedo ante la situación, demostrar que no te desestabilizas con comentarios y tu reacción es no agresiva pero si asertiva, es decir; no utilizas la violencia,  pero pones límites.

Siguiendo con el análisis del caso, Susana debe acudir a un adulto (padres o docente de confianza), a quien debe contarle la situación que está viviendo y esta persona remitir el caso al comité de convivencia de su colegio, grupo de personas que tienen la formación y saben la ruta de atención para intervenir un caso de bullying, donde debes saber que las consecuencias siempre son positivas tanto para ti, como para todas las personas de la institución que se ven involucradas. En este sentido, te sugerimos que, si estás viviendo un caso similar al de Susana, no dudes en reportarlo, sabemos que da temor enfrentarse a esta situación, pero la única forma de terminarla es comunicando y pidiendo ayuda.

Algo muy importante e ineficaz, fue que Susana tomó la decisión de aislar a los padres de su situación. Debes saber que, aunque los padres a veces parezcan no entender el uso de la tecnología, ni sean tan listos con las redes sociales, sí entienden lo que sientes, sí escuchan tu sentir y por supuesto como adultos tienen más herramientas que tú para resolver los casos, incluso utilizando las leyes que hoy te defienden frente a estos casos.

Así mismo, la línea de atención teprotejo.org es un canal de reporte confidencial de situaciones donde tu como menor de edad puedes tener acceso, es de fácil uso y eficaz al momento de atender tu caso.

Chicos, insistimos, recuerden que la manera más eficaz de acabar con el bullying y en este caso, el ciberbulliyng, es contándoselo a alguien, alguien en quien confíes y que por supuesto te pueda ayudar. La intimidación o acoso no se trata de bromas pesadas de la que el agresor en algún momento desistirá, por el contrario, tus acciones serán su motor o su final.

Finalmente, puede que este caso no sea el tuyo, pero sí el de alguien a quien conozcas, no -olvides que la intimidación escolar incluye a todos, pues todos somos actores principales en una obra cuyo final puede ser infeliz si no actuamos, si no damos respuestas claras o si dejamos pasar las cosas por pensar que no nos involucra. O puede tener un final feliz, o más bien esperanzador cuando se practica el ser empático, es decir, sentir lo que el otro siente para de esta manera tener compasión y ganas de ayudar.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online Perú