Volver a

Todo lo que necesitas aprender sobre la lubricación vaginal te lo cuenta Ana Sofía Giraldo, una sexóloga muy conocida por su cuenta de Instagram @pinksecret ¿Estás lista para conocer todos los secretos de cómo funciona este proceso natural? ¡Continúa leyendo!

Nuestro cuerpo es tan poderoso, tan sincronizado, tan perfecto que, aunque puede que no te hayas dado cuenta, produces lubricación permanentemente y esto permite que la piel de la vagina se mantenga humectada, protegida de infecciones y elástica para estirarse todo lo que necesite ya sea durante el acto sexual o por ejemplo en el nacimiento de un bebé.

Empecemos por el principio, ¿qué es entonces la lubricación vaginal? Es un líquido incoloro que se expulsa por 4 pequeños orificios. Dos son las glándulas de Bartolino, quedan a la entrada del canal vaginal que es por donde se realiza la penetración vaginal. Las otras dos son las glándulas de Skene, se ubican cerca al canal uretral que es por donde expulsamos la orina.

Y ¿Qué otras características tiene la lubricación vaginal?

  • El flujo vaginal es una clave de oro para entender nuestra fertilidad. Cambia durante el ciclo menstrual, siendo de consistencia ligera en algunos momentos y en otra tan espesa que parece como la clara de un huevo (se llama moco cervical), momento que indica que estás en plena fertilidad.

  • Te da señales de tu salud sexual. Si cambia de color o su olor se torna desagradable (no fuerte), debes acudir a un/a ginecólogo/a lo antes posible porque es posible que tengas algúna infección en curso.

  • Cambia en las diferentes etapas de la vida. Después de la menopausia puede presentarse menos lubricación.

  • Durante la relación sexual es “una actriz principal” del placer. Para explicar mejor esto, primero debemos entender cómo funciona en su totalidad nuestro cuerpo durante un encuentro sexual, es decir, cuál es nuestra respuesta sexual. (También hay respuesta sexual masculina y es muy diferente a la nuestra en fase inicial y final, en el medio sí somos muy parecidos).

¿Y esto de que me sirve si estábamos hablando de lubricación? ya te cuento la respuesta.

Vamos a ver las fases entonces:

  • Excitación: Fase inicial donde te enganchas con el placer de lo que está ocurriendo y tu cuerpo empieza a reaccionar. Aquí es donde la lubricación es la clave de oro para entender nuestro cuerpo.

Nota importante. Las mujeres nos tomamos más tiempo que los hombres en recorrer esta fase para poder estar listas para empezar la segunda.

Al empezar un encuentro sexual suceden muchos cambios en nuestro cuerpo: Pezones se erectan, hay mucha irrigación sanguínea lo que aumenta la sensibilidad y el tamaño del clítoris y los labios vaginales, nuestro útero se retrae, entre otros...

Y por último llega la lubricación, que es el signo inequívoco que me dice que estoy preparada para ser penetrada, que no me dolerá y será placentero (en caso de ocurrir), además crea un ambiente propicio para que los espermatozoides puedan tratar de cumplir su tarea de fecundación, ojo, tratar ¡ya que la cumplan es otra cosa!.

Como ves, en el caso de una relación sexual, se debe dedicar tiempo a que la excitación crezca, para que la lubricación llegue, puesto que no sucede sin la debida estimulación.

  • Meseta: Es el momento donde estás disfrutando y te sientes cómoda en lo que está sucediendo. Los cambios corporales de la primera fase se mantienen y tu cuerpo está conectado con el placer.

  • Orgasmo: Esta es la fase más corta de todas, con algunas veces una duración de aproximadamente 2-10 segundos. En esta fase se llega al máximo placer posible desencadenando unas contracciones involuntarias en los músculos del piso pélvico, que se irradian en los genitales, útero y el ano.

Poniendo todo esto en un contexto menos tabú y más coloquial, imagínate como si las mujeres fuéramos como hornos y los hombres como microondas. Mientras que nosotras necesitamos una fase de “precalentamiento” que nos toma más tiempo, ellos pueden meter la comida directo desde el congelador y se calienta rápidamente.

Mientras que ellos al tener su orgasmo, muchas veces les cuesta recuperarse (periodo refractario), nosotras tenemos la capacidad de tener múltiples orgasmos con la debida estimulación, tiempo y placer.

Así que tómate tu tiempo para cocinar tu excitación debidamente, ve despacio, disfruta, vive el momento presente, piensa en cosas que te gusten y verás que la lubricación estará presente.

¿Qué pasa entonces con los momentos en los que no lubrico? Algunas de las posibles causa pueden ser:

  • Cambios hormonales, como el postparto y la menopausia entre otros.

Usar un lubricante sería ideal para estos casos, realmente los lubricantes son productos muy útiles para hacer más amena la relación sexual, sin necesidad de sentir que solo se deben usar si tengo algún inconveniente ;).

  • Falta de excitación.

Cultiva pensamientos que hagan que tu cerebro se conecte más fácil con la excitación: prepararte para esa cita emocionante que vas a tener en unos días, hacer una lista de tus fantasías, recordar una escena de algún momento que te encantó tener, etc.. La mente es el órgano sexual más poderoso.

Adicionalmente, recuerda: no metas en el horno la comida por el mismo tiempo que la meterías en el microondas. Date tiempo para disfrutar los estímulos que te gusten, sin necesidad de correr a la penetración.

  • Lactancia.

En la lactancia es como si todos los fluidos corporales se concentraran en producir leche materna así que ya sabes, compra un buen lubricante en este momento.

  • Miedo a sentir dolor al ser penetrada.

    • Si este es tu caso puedes:

      • Jugar mucho más con todo tu cuerpo antes de la penetración.

      • Hacer ejercicios de respiración que te conecten con el presente y no con el miedo al dolor u otros pensamientos negativos que tengas.

      • Tener otro tipo de actividades sexuales que no sean la penetración donde los involucrados tengan placer.

      • Comprar un lubricante base silicona que lubrica y dura más que los base agua.

      • Consultar un/a sexólogo/a para que te ayude a superarlo.

Recuerda entonces que la idea es que te centres en el placer y no en conseguirlo en menor tiempo, deja que tu cuerpo se tome su tiempo para excitarse, disfruta todo el camino, no solo llegar a la meta.

Ana Sofía Giraldo

Sexóloga.

¿Aprendiste tanto como Nosotras? Recuerda que puedes unirte a la comunidad más linda de todas registrándote en nuestro portal, donde vas a poder encontrar contenido de sexualidad, de tendencias, de belleza y de relaciones.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online Perú